Nueva colaboración entre México y Alemania impulsa empoderamiento comunitario y social a través de fortalecer modelos cooperativos de energía sustentable

Nueva colaboración entre México y Alemania impulsa empoderamiento comunitario y social a través de fortalecer modelos cooperativos de energía sustentable

Con las actividades previstas se busca identificar modelos novedosos, democráticos y participativos que generen oportunidades de desarrollo y estimulen las actividades económicas locales, tal es el caso de las cooperativas de energía sustentable.

Joaquín Pereyra, Matías González (GIZ México)

La participación de las comunidades y de otras formas de organización social solidaria en la generación de energía en México es pieza clave para el despliegue de energía sustentable local con un enfoque social y solidario para la Transición Energética. En dicho contexto, el Instituto Nacional de la Economía Social (INAES), la Confederación Alemana de Cooperativas (DGRV) y la Cooperación Alemana al Desarrollo Sustentable en México (GIZ) ) mediante el programa “Apoyo a la implementación de la Transición Energética en México” y el proyecto “Participación, Energía, Bienestar – Sostenibilidad con cooperativas en América Latina (PEB-LA)”, concretaron un acuerdo el 30 de septiembre de 2020 para formalizar su colaboración en materia de Energía Sustentable Comunitaria y Cooperativa.

El acuerdo de colaboración (MoU) fue firmado por Juan Manuel Martínez Louvier (Director General del Instituto Nacional de la Economía Social), Steffen Müller (Director del Proyecto Participación, Energía, Bienestar –Sostenibilidad con Cooperativas en América Latina (PEB-LA) y Marita Brömmelmeier (Directora Residente GIZ en México).

La Transición Energética en México requiere de la participación de los tres niveles del gobierno, así como del sector privado, e implica un gran beneficio social para todos los mexicanos. “México tiene un gran potencial para implementación de cooperativas de energía sustentable”. Destacó Marita Brömelmeier.

Hoy en día la ciudadanía ha tenido poca participación en este proceso, sin embargo, existen muchas oportunidades para que la gente pueda tener un rol más activo y obtener mayores beneficios. Brömelmeier agregó que “en el sector energético existe una gran área de oportunidad para las empresas cooperativas, ya que ahí el alcance de las decisiones responde a criterios democráticos y participativos que pueden generar oportunidades de desarrollo y estimulación de actividades económicas locales”. Puntualizó que existen además “otras oportunidades importantes como son la creación de redes de intercambio, capacitación y tecnificación de las personas, la creación de trabajos dignos y la atracción de inversión a las localidades donde se desarrollan los proyectos”.

Foto: Firma de Convenio, Fuente: GIZ México.

En muchas comunidades, el uso de la energía es limitado y representa un costo económico considerable. Por lo que una mejor aplicación de medidas de eficiencia energética y la implementación de tecnologías de energía renovable ayudan a reducir dichos costos, así como a mejorar la calidad de vida de las personas.

Por su lado, Steffen Müller, quien es representante de la DGRV en México, organización que tiene como objetivo promover la transferencia de conocimientos con respecto al establecimiento de estructuras cooperativas adaptándose a las condiciones sociales y culturales locales, así como a las necesidades actuales, destacó la importancia de darle a las cooperativas una perspectiva de seguridad económica y ambiental para lograr su eficaz desarrollo.

Así mismo, Müller, informó que hoy en día existen 850 cooperativas de energía limpia en Alemania, país donde el cooperativismo ha sido un gran impulsor de la transición energética.

Al respecto, INAES es el órgano desconcentrado de la Secretaría de Bienestar que tiene como objetivo instrumentar las políticas públicas de fomento y desarrollo del sector social de la economía en México, basadas en relaciones de solidaridad, cooperación y reciprocidad, que impulsen una mayor articulación social y el aprovechamiento de las oportunidades.

Por ello, Juan Manuel Martínez Louvier, director general del INAES, destacó que la vocación de la institución es lograr un equilibrio entre el bienestar de la población y su coexistencia con la naturaleza y que el impulsar la creación de cooperativas de energía genera beneficios sociales y ambientales que pueden ser llevados a otras esferas del gobierno.

Humberto Cerdio, Coordinador General de Fomento y Desarrollo Empresarial del INAES, complementó el comentario de Martínez Louvier al mencionar que el contribuir al desarrollo de cooperativas de energía “es similar a crecer un bosque con mejores condiciones para la madre tierra y la gente”.

En los siguientes meses, el programa Apoyo a la implementación de la Transición Energética en México de la GIZ, junto con la DGRV, dará asesoría técnica a los diferentes actores para que a través del desarrollo de cooperativas de energía se amplíe la producción descentralizada de energía eléctrica a partir de energías renovables y adoptando procesos de eficiencia energética.

Para finalizar el evento, Joscha Rosenbusch, Director del programa Apoyo a la implementación de la Transición Energética en México, destacó que la GIZ en México realizará el acompañamiento de 4 pilotos en colaboración con el Laboratorio de Innovación Económica y Social (LAINES) de la Universidad Iberoamericana en Puebla. Además, en las próximas semanas se concretará la publicación de una guía para la creación de capacidades en cooperativas de energía.

La firma de este convenio formaliza los esfuerzos y reafirma el interés existente entre las tres instituciones de continuar sumando capacidades para lograr establecer bases para la Energía Comunitaria en México.